http://stratgia.com/blog/pequenos-grandes-estrategas-en-Navidad





Pequeños grandes estrategas en Navidad

Publicado el 12 de Diciembre del 2015 por Manuel Ramos, Ph. D.–Director General de StraTgia


Nadie negará que los grandes protagonistas de las fiestas navideñas son los niños y que incluso, son los que más ganas y estrategias utilizan para cumplir con sus objetivos. Desde mucho antes de noche buena, los niños ya visualizaron lo que le pedirán a Papa Noel, por qué es que lo merecen y para qué lo quieren. Se preocupan por portarse bien y seguir en una dirección para obtener lo que soñaron. Tienen una visión definida que les da energía y los lleva por un camino hasta tener el tan ansiado regalo de navidad.

Sabemos que la ejecución de un sueño, de una visión, en estas vísperas de navidad comienza siempre con una muy buena actitud, coloridos adornos y un planeamiento estratégico para compartir con los que más queremos.

Sin embargo, existe otro tipo de planeamiento que atendemos, pero pasamos por alto todo lo que involucra. El de los más pequeños.

Nadie negará que los grandes protagonistas de las fiestas navideñas son los niños y que incluso, son los que más ganas y estrategias utilizan para cumplir con sus objetivos. Desde mucho antes de noche buena, los niños ya visualizaron lo que le pedirán a Papa Noel, por qué es que lo merecen y para qué lo quieren. Se preocupan por portarse bien y seguir en una dirección para obtener lo que soñaron. Tienen una visión definida que les da energía y los lleva por un camino hasta tener el tan ansiado regalo de navidad.

Por otro lado, ¿cómo lo hacen? Pues es muy simple y de forma muy eficiente, con una carta. ¿Qué podríamos decir de eso?  Ellos responden las siguientes preguntas: ¿Para quién es? ¿Qué satisfacemos? ¿Qué valora? Ellos entienden que por medio de esta carta podrán hacerle llegar a Santa sus pedidos, que el valorará lo que le cuenten y como se han portado; pero que su comportamiento y lo que han escrito y contado es la misión, el “cómo lo hacen”. Este método, es lo que hará que cada niño pueda cumplir con la visión establecida, es decir, con su sueño.

No podemos olvidar un punto muy importante, los valores. ¿Cómo se han expresado? ¿Merecen un regalo o tal vez uno de esos temidos trozos de carbón? (ah, no, esos pasa con los Reyes Magos). El caso es que el comportamiento de los niños a lo largo del año está respaldado por sus valores, o sea, por su forma de portarse y de hacer las cosas bien. 

            

    “Querido Papa Noel

                        Me llamo Matías y soy de Lima. Quería saludarte a ti y a Rudolph y contarte que este año me he portado muy bien, pero eso ya lo sabes; mi mamá dice que tú sabes cómo se portan los niños todo el año. He obedecido a mis papás en todo y he comido todas mis comidas. Hasta he compartido mis juguetes con mis amigos del cole. Matías hace notar su comportamiento, es decir, cómo ha logrado todo. Esta fue su misión. Obtener una bici para niños chicos es su visión ... su sueño.

Quería pedirte para está navidad que me traigas una bicicleta para niños chicos, ya que todavía tengo 5 años. La de mi hermano mayor es muy grande para mí. El otro día me la prestó pero me caí. También quiero que cuides mucho a mis papás y a mi abuelita que siempre me da chocolates. Obtener una bici para niños chicos es su visión.

Te prometo que para el próximo año me portaré mucho mejor, y así, me podrás traer cosas más bonitas.  Te quiero.  Gracias Papa Noel.”
 

No debemos olvidar que incluso hasta los más pequeños son grandes estrategas que llegan a tener muy claro su visión, cómo la lograrán y cómo deben expresarla. Para ellos, los sueños no son un juego y, por lo general, sueñan despiertos, aplican estrategias y hacen lo necesario para cumplir con su objetivo.

COMPARTIR:

Nadie negará que los grandes protagonistas de las fiestas navideñas son los niños y que incluso, son los que más ganas y estrategias utilizan para cumplir con sus objetivos. Desde mucho antes de noche buena, los niños ya visualizaron lo que le pedirán a Papa Noel, por qué es que lo merecen y para qué lo quieren. Se preocupan por portarse bien y seguir en una dirección para obtener lo que soñaron. Tienen una visión definida que les da energía y los lleva por un camino hasta tener el tan ansiado regalo de navidad.

Sabemos que la ejecución de un sueño, de una visión, en estas vísperas de navidad comienza siempre con una muy buena actitud, coloridos adornos y un planeamiento estratégico para compartir con los que más queremos.

Sin embargo, existe otro tipo de planeamiento que atendemos, pero pasamos por alto todo lo que involucra. El de los más pequeños.

Nadie negará que los grandes protagonistas de las fiestas navideñas son los niños y que incluso, son los que más ganas y estrategias utilizan para cumplir con sus objetivos. Desde mucho antes de noche buena, los niños ya visualizaron lo que le pedirán a Papa Noel, por qué es que lo merecen y para qué lo quieren. Se preocupan por portarse bien y seguir en una dirección para obtener lo que soñaron. Tienen una visión definida que les da energía y los lleva por un camino hasta tener el tan ansiado regalo de navidad.

Por otro lado, ¿cómo lo hacen? Pues es muy simple y de forma muy eficiente, con una carta. ¿Qué podríamos decir de eso?  Ellos responden las siguientes preguntas: ¿Para quién es? ¿Qué satisfacemos? ¿Qué valora? Ellos entienden que por medio de esta carta podrán hacerle llegar a Santa sus pedidos, que el valorará lo que le cuenten y como se han portado; pero que su comportamiento y lo que han escrito y contado es la misión, el “cómo lo hacen”. Este método, es lo que hará que cada niño pueda cumplir con la visión establecida, es decir, con su sueño.

No podemos olvidar un punto muy importante, los valores. ¿Cómo se han expresado? ¿Merecen un regalo o tal vez uno de esos temidos trozos de carbón? (ah, no, esos pasa con los Reyes Magos). El caso es que el comportamiento de los niños a lo largo del año está respaldado por sus valores, o sea, por su forma de portarse y de hacer las cosas bien. 

            

    “Querido Papa Noel

                        Me llamo Matías y soy de Lima. Quería saludarte a ti y a Rudolph y contarte que este año me he portado muy bien, pero eso ya lo sabes; mi mamá dice que tú sabes cómo se portan los niños todo el año. He obedecido a mis papás en todo y he comido todas mis comidas. Hasta he compartido mis juguetes con mis amigos del cole. Matías hace notar su comportamiento, es decir, cómo ha logrado todo. Esta fue su misión. Obtener una bici para niños chicos es su visión ... su sueño.

Quería pedirte para está navidad que me traigas una bicicleta para niños chicos, ya que todavía tengo 5 años. La de mi hermano mayor es muy grande para mí. El otro día me la prestó pero me caí. También quiero que cuides mucho a mis papás y a mi abuelita que siempre me da chocolates. Obtener una bici para niños chicos es su visión.

Te prometo que para el próximo año me portaré mucho mejor, y así, me podrás traer cosas más bonitas.  Te quiero.  Gracias Papa Noel.”
 

No debemos olvidar que incluso hasta los más pequeños son grandes estrategas que llegan a tener muy claro su visión, cómo la lograrán y cómo deben expresarla. Para ellos, los sueños no son un juego y, por lo general, sueñan despiertos, aplican estrategias y hacen lo necesario para cumplir con su objetivo.

Dejar un comentario

Dejar un comentario

Comentarios

    Nota: Aún no se han publicado comentarios.
    x