http://stratgia.com/blog/todo-empieza-con-un-sueno-la-vision





Todo empieza con un sueño: La visión

Publicado el 11 de Noviembre del 2014 por Manuel Ramos, Ph. D.–Director General de StraTgia


La visión alinea a la organización y facilita el proceso de planificación

El sueño de Martin Luther King
“Tengo un sueño, que un día sobre las colinas rojas de Georgia los hijos de quienes fueron esclavos y los hijos de quienes fueron propietarios de esclavos serán capaces de sentarse juntos en la mesa de la fraternidad. Tengo un sueño . . .” Con este discurso, uno de los más profundos y elaborados de la historia, Martin Luther King despertaba a todos hace más de 50 años. Actualmente, su sueño se está cumpliendo. Hoy vivimos una sociedad mucho más tolerante y menos racista.

Pero la pregunta del millón es, ¿y las empresas tienen sueños?, ¿deberían tenerlos?, ¿por qué?


Sí, las empresas sueñan y comparten ese sueño mediante la “visión”. El sueño o, lo que llamamos también, el “proceso de visualización” – que además incluye la definición de la misión y los valores – es el punto de partida en el proceso de planificación. No hay empresa, ni plan, ni nada parecido si antes no se definió la “visión”; es decir, el sueño.

La definición de la visión
¿Qué queremos conseguir como organización? ¿Cómo se enfrentará la empresa al cambio? ¿Cómo se diferenciará del resto? ¿Cómo logrará ser competitiva? Estas son algunas de las preguntas que se deben responder antes de definir la visión.

El sueño de la empresa o su visión alinea a la organización y facilita el proceso de planificación. La visión es energizante, empuja en una dirección y le da forma a un gran objetivo de largo plazo, el cual debe ser compartido por todos.

En los 80’s, Steve Jobs tuvo una visión “. . . una computadora en cada escritorio”. Hoy su sueño es realidad, sobre todo si tenemos en cuenta que un iPad o incluso un teléfono “inteligente” tienen el mismo poder o más que el de una computadora.

La visión del Hotel Hilton, por ejemplo, es “llenar la tierra con la luz y el calor de la hospitalidad” y la de Walmart es “llegar a ser el líder mundial de retail”.

Una forma de verificar que se cuenta con una buena visión es respondiendo a las siguientes preguntas: ¿define un futuro deseable?, ¿motiva?, ¿es clara?, ¿es concisa? y, finalmente, ¿es mejorable? Si la respuesta a estas preguntas es afirmativa, será muy fácil que toda la organización la haga suya y trabaje para que se cumpla.

La misión, la razón de ser

Si la visión tiene que ver con el futuro, con el sueño, la misión está relacionada con lo que se hace. Mediante la misión se define la razón de ser del negocio. Se tratan preguntas como, ¿qué hacemos?, ¿para quién lo hacemos?, ¿qué necesidades satisfacemos?, ¿qué valoran nuestros clientes? y, sobre todo, ¿cómo nos diferenciamos del resto?

Esto último es muy importante, debido a que si bien varias compañías pueden hacer lo mismo o dirigirse a los mismos clientes que nosotros, debe haber algo que diferencie a la empresa de las otras. De lo contrario, el producto que ofrezca la organización se acercará a un “commodity”. Posteriormente, en el proceso de planificación, esa diferenciación será fundamental para definir las estrategias que construirán la ventaja diferencial o, si ya se tiene, que la capitalice.

La misión de Walmart es “ayudar a la gente a ahorrar dinero para que puedan vivir mejor”. Esto dice mucho sobre lo que hace la empresa y cómo se diferencia del resto. Walmart ha adoptado una estrategia de liderazgo en costos y son capaces de ofrecer sus productos a los precios más bajos del mercado. Todo ello mediante economías de escala, una distribución tecnificada y eficiente, la integración tecnológica con sus socios, el manejo de la información sobre sus clientes y de la cultura, etc. Todas estas eficiencias las transfieren al precio y logran que “. . . la gente ahorre dinero para que puedan vivir mejor”.

La misión del Hotel Hilton es “ser la compañía de hospitalidad más destacada del mundo: la opción preferida, tanto de los huéspedes como de los miembros del equipo y los propietarios”. ¿Menciona esta misión lo que hace la empresa, cómo lo hace y para quién lo hace? ¿Es clara, concisa, memorable y fácil de recordar? Si las respuestas son afirmativas, que lo son, estamos ante una misión bien hecha, que ayudará a la organización a enfocarse en lo que realmente debe hacer.

Los valores, la manera de expresarnos

Los valores tienen que ver con el “cómo”. Expresan la manera o la forma cómo debe trabajar cada empleado en la organización. Establece los límites sobre los que se debe alcanzar el sueño de la compañía. El respeto, el trabajo en equipo, la excelencia operacional, la innovación o la integridad son algunos ejemplos de valores.

En el caso de los Hoteles Hilton, sus valores son la hospitalidad, la integridad, el liderazgo, el trabajo en equipo, la pertenencia y el ahora. El “ahora”, por ejemplo, en cuanto a la forma de trabajar; tiene que ver con el sentido de urgencia y la disciplina. La “pertenencia” está relacionada con que cada empleado sea responsable de sus decisiones. Cada valor muestra la forma de trabajar de la compañía.

En resumen . . .
La visión está relacionada con el sueño, la misión con lo que hace la compañía y los valores con cómo lo hace.

Entonces, ¿cuál es el sueño de tu organización? Si ya tienen un sueño, ¿lo conoce toda la empresa? ¿Está claro a lo que se dedica la compañía? ¿Quién es tu público objetivo? ¿Cómo se diferencia del resto? ¿Entienden todos los colaboradores cómo se espera que trabajen?

¡Los invito a soñar!

 

COMPARTIR:

La visión alinea a la organización y facilita el proceso de planificación
El sueño de Martin Luther King
“Tengo un sueño, que un día sobre las colinas rojas de Georgia los hijos de quienes fueron esclavos y los hijos de quienes fueron propietarios de esclavos serán capaces de sentarse juntos en la mesa de la fraternidad. Tengo un sueño . . .” Con este discurso, uno de los más profundos y elaborados de la historia, Martin Luther King despertaba a todos hace más de 50 años. Actualmente, su sueño se está cumpliendo. Hoy vivimos una sociedad mucho más tolerante y menos racista.

Pero la pregunta del millón es, ¿y las empresas tienen sueños?, ¿deberían tenerlos?, ¿por qué?


Sí, las empresas sueñan y comparten ese sueño mediante la “visión”. El sueño o, lo que llamamos también, el “proceso de visualización” – que además incluye la definición de la misión y los valores – es el punto de partida en el proceso de planificación. No hay empresa, ni plan, ni nada parecido si antes no se definió la “visión”; es decir, el sueño.

La definición de la visión
¿Qué queremos conseguir como organización? ¿Cómo se enfrentará la empresa al cambio? ¿Cómo se diferenciará del resto? ¿Cómo logrará ser competitiva? Estas son algunas de las preguntas que se deben responder antes de definir la visión.

El sueño de la empresa o su visión alinea a la organización y facilita el proceso de planificación. La visión es energizante, empuja en una dirección y le da forma a un gran objetivo de largo plazo, el cual debe ser compartido por todos.

En los 80’s, Steve Jobs tuvo una visión “. . . una computadora en cada escritorio”. Hoy su sueño es realidad, sobre todo si tenemos en cuenta que un iPad o incluso un teléfono “inteligente” tienen el mismo poder o más que el de una computadora.

La visión del Hotel Hilton, por ejemplo, es “llenar la tierra con la luz y el calor de la hospitalidad” y la de Walmart es “llegar a ser el líder mundial de retail”.

Una forma de verificar que se cuenta con una buena visión es respondiendo a las siguientes preguntas: ¿define un futuro deseable?, ¿motiva?, ¿es clara?, ¿es concisa? y, finalmente, ¿es mejorable? Si la respuesta a estas preguntas es afirmativa, será muy fácil que toda la organización la haga suya y trabaje para que se cumpla.

La misión, la razón de ser

Si la visión tiene que ver con el futuro, con el sueño, la misión está relacionada con lo que se hace. Mediante la misión se define la razón de ser del negocio. Se tratan preguntas como, ¿qué hacemos?, ¿para quién lo hacemos?, ¿qué necesidades satisfacemos?, ¿qué valoran nuestros clientes? y, sobre todo, ¿cómo nos diferenciamos del resto?

Esto último es muy importante, debido a que si bien varias compañías pueden hacer lo mismo o dirigirse a los mismos clientes que nosotros, debe haber algo que diferencie a la empresa de las otras. De lo contrario, el producto que ofrezca la organización se acercará a un “commodity”. Posteriormente, en el proceso de planificación, esa diferenciación será fundamental para definir las estrategias que construirán la ventaja diferencial o, si ya se tiene, que la capitalice.

La misión de Walmart es “ayudar a la gente a ahorrar dinero para que puedan vivir mejor”. Esto dice mucho sobre lo que hace la empresa y cómo se diferencia del resto. Walmart ha adoptado una estrategia de liderazgo en costos y son capaces de ofrecer sus productos a los precios más bajos del mercado. Todo ello mediante economías de escala, una distribución tecnificada y eficiente, la integración tecnológica con sus socios, el manejo de la información sobre sus clientes y de la cultura, etc. Todas estas eficiencias las transfieren al precio y logran que “. . . la gente ahorre dinero para que puedan vivir mejor”.

La misión del Hotel Hilton es “ser la compañía de hospitalidad más destacada del mundo: la opción preferida, tanto de los huéspedes como de los miembros del equipo y los propietarios”. ¿Menciona esta misión lo que hace la empresa, cómo lo hace y para quién lo hace? ¿Es clara, concisa, memorable y fácil de recordar? Si las respuestas son afirmativas, que lo son, estamos ante una misión bien hecha, que ayudará a la organización a enfocarse en lo que realmente debe hacer.

Los valores, la manera de expresarnos

Los valores tienen que ver con el “cómo”. Expresan la manera o la forma cómo debe trabajar cada empleado en la organización. Establece los límites sobre los que se debe alcanzar el sueño de la compañía. El respeto, el trabajo en equipo, la excelencia operacional, la innovación o la integridad son algunos ejemplos de valores.

En el caso de los Hoteles Hilton, sus valores son la hospitalidad, la integridad, el liderazgo, el trabajo en equipo, la pertenencia y el ahora. El “ahora”, por ejemplo, en cuanto a la forma de trabajar; tiene que ver con el sentido de urgencia y la disciplina. La “pertenencia” está relacionada con que cada empleado sea responsable de sus decisiones. Cada valor muestra la forma de trabajar de la compañía.

En resumen . . .
La visión está relacionada con el sueño, la misión con lo que hace la compañía y los valores con cómo lo hace.

Entonces, ¿cuál es el sueño de tu organización? Si ya tienen un sueño, ¿lo conoce toda la empresa? ¿Está claro a lo que se dedica la compañía? ¿Quién es tu público objetivo? ¿Cómo se diferencia del resto? ¿Entienden todos los colaboradores cómo se espera que trabajen?

¡Los invito a soñar!

 

Dejar un comentario

Comentarios

  • juan
    10/04/2015

    Gracias por enseñarnos el valor de una visión.

    Responder

    • Manuel Ramos – Director General de StraTgia en respuesta a juan
      10/04/2015

      Hola Juan, Gracias a ti por leer los artículos y por valorarlos Saludos cordiales y buena suerte. Manuel Ramos Director General de StraTgia

      Responder

Dejar un comentario