http://stratgia.com/blog/una-mirada-hacia-adentro-y-hacia-fuera-el-analisis-de-la-situacion





Una Mirada hacia adentro y hacia fuera: El análisis de la situación

Publicado el 10 de Noviembre del 2014 por Manuel Ramos, Ph. D.–Director General de StraTgia


Todo plan estratégico tiene sustento en el análisis de la situación, el cual inicia con la identificación de las variables externas o no controlables y las variables internas o controlables por la compañía.

El común denominador de la Guerra del Pacífico y las empresas

En la Guerra del Pacífico, el litoral boliviano, el desierto de Atacama y la necesidad de trasladar tropas de un lugar a otro para preparar la invasión, hizo que las fuerzas navales del Perú y Chile jugaran un papel estratégico fundamental.

El blindado “Huáscar”, la fragata “Independencia”, una corbeta, una cañonera y tan solo cuatro transportes era el material de guerra del Perú. Mientras que la escuadra chilena contaba con dos blindados, cuatro corbetas, dos cañoneras y dos transportes, que en número, potencia, fuego, blindaje y velocidad ponía a los chilenos en mayor ventaja.

El análisis de la situación fue crítico en la preparación y en los resultados de ambos países, cuyos momentos vividos trascendieron a la historia.

Tanto en la guerra, que tiene poco de arte, como en el mercado entre las empresas, el análisis de la situación es fundamental para planificar. Es la base de lo que sigue en el plan, sobre lo que se sustenta. Permite entender claramente las fuerzas que no se controlan, como lo geográfico en el caso de la guerra entre Perú y Chile o el mercado y el cliente si nos referimos a las organizaciones. Por otro lado, un buen análisis interno contribuyó a que Perú y Chile conocieran de qué medios disponían. En el ámbito empresarial, también, es fundamental que la empresa se conozca a sí misma.

Cómo empezar el análisis de la situación

En el análisis de la situación lo primero que se debe hacer es seleccionar las variables externas e internas a evaluar. A partir de ese momento se profundiza en los datos y hechos de cada variable analizada. Esto permite extraer conclusiones que posteriormente son llevadas al FODA, como son las fortalezas, las oportunidades, las debilidades y las amenazas.

En cuanto al análisis externo, se debe profundizar en variables como el entorno económico, político y legal, entre otros factores que no se pueden controlar. También, es crítico entender el mercado, al cliente y, por supuesto, a la competencia. Estas son algunas variables, que si se analizan en profundidad, ayudarán a las organizaciones a navegar mejor en un mercado lleno de oportunidades y amenazas.

El análisis interno es más sencillo. En este caso, se analizan variables que sí se controlan, como son la tecnología, el portafolio de productos, las marcas, el recurso humano o financiero, entre otros. Cuando la empresa se mira a sí misma, será relativamente sencillo entender cuáles son sus principales fortalezas y debilidades.

Profundidad del análisis de la situación

El análisis de cada variable debe ser profundo. En el caso de las variables externas, una primera parte del análisis estará relacionado con los datos y hechos de cada variable. Es decir, si estamos analizando la variable “entorno económico” del país, no vale saltar directamente a las conclusiones y reflejar que éste es favorable para las inversiones o no.

Es sumamente importante entender datos sobre la inflación, el PBI, las reservas, la tasa de pobreza, el ingreso promedio per cápita o la evolución del gasto real, etc., para recién, entonces, concluir que el entorno económico es favorable para las inversiones o que determinadas zonas del país ofrecen mayores o menores oportunidades para la organización.

Este tipo de análisis profundo se debe hacer con las variables externas e internas. Solo así será posible formular conclusiones del análisis externo, que además serán oportunidades o amenazas sobre las que la empresa no tiene control alguno. Y del análisis interno se sacarán conclusiones que claramente serán fortalezas o debilidades de la organización, sobre las que sí hay control.

Debemos recordar que en el análisis de la situación no se tratan acciones a tomar o caminos a seguir. El qué hacer se define posteriormente en el proceso de planificación.

El FODA más allá de una tormenta de ideas

El FODA, lejos de ser producto de una “tormenta de ideas”, es el resultado de un análisis profundo. ¿Se imaginan al Almirante Grau haciendo una tormenta de ideas con sus oficiales para definir la estrategia a seguir? El análisis de la situación debe estar basado en hechos y en datos. Las conclusiones que se llevarán al FODA resultan de dicho análisis.

El FODA de la competencia merece un trato especial, sobre el que profundizaremos en un siguiente artículo, debido a que es clave conocerla y entenderla llegado el momento de planificar.

Los invito a pensar, comentar y opinar sobre:

  • ¿Cuándo fue la última vez que se hizo un análisis de la situación en tu empresa?
  • ¿Se analizó la situación o se hizo una tormenta de ideas?
  • ¿Entiende tu empresa cuáles son las grandes oportunidades y amenazas así como sus debilidades y fortalezas?
  • Entre las fortalezas de tu empresa, ¿existe alguna que la diferencie del resto?

 

COMPARTIR:

Todo plan estratégico tiene sustento en el análisis de la situación, el cual inicia con la identificación de las variables externas o no controlables y las variables internas o controlables por la compañía.

El común denominador de la Guerra del Pacífico y las empresas

En la Guerra del Pacífico, el litoral boliviano, el desierto de Atacama y la necesidad de trasladar tropas de un lugar a otro para preparar la invasión, hizo que las fuerzas navales del Perú y Chile jugaran un papel estratégico fundamental.

El blindado “Huáscar”, la fragata “Independencia”, una corbeta, una cañonera y tan solo cuatro transportes era el material de guerra del Perú. Mientras que la escuadra chilena contaba con dos blindados, cuatro corbetas, dos cañoneras y dos transportes, que en número, potencia, fuego, blindaje y velocidad ponía a los chilenos en mayor ventaja.

El análisis de la situación fue crítico en la preparación y en los resultados de ambos países, cuyos momentos vividos trascendieron a la historia.

Tanto en la guerra, que tiene poco de arte, como en el mercado entre las empresas, el análisis de la situación es fundamental para planificar. Es la base de lo que sigue en el plan, sobre lo que se sustenta. Permite entender claramente las fuerzas que no se controlan, como lo geográfico en el caso de la guerra entre Perú y Chile o el mercado y el cliente si nos referimos a las organizaciones. Por otro lado, un buen análisis interno contribuyó a que Perú y Chile conocieran de qué medios disponían. En el ámbito empresarial, también, es fundamental que la empresa se conozca a sí misma.

Cómo empezar el análisis de la situación

En el análisis de la situación lo primero que se debe hacer es seleccionar las variables externas e internas a evaluar. A partir de ese momento se profundiza en los datos y hechos de cada variable analizada. Esto permite extraer conclusiones que posteriormente son llevadas al FODA, como son las fortalezas, las oportunidades, las debilidades y las amenazas.

En cuanto al análisis externo, se debe profundizar en variables como el entorno económico, político y legal, entre otros factores que no se pueden controlar. También, es crítico entender el mercado, al cliente y, por supuesto, a la competencia. Estas son algunas variables, que si se analizan en profundidad, ayudarán a las organizaciones a navegar mejor en un mercado lleno de oportunidades y amenazas.

El análisis interno es más sencillo. En este caso, se analizan variables que sí se controlan, como son la tecnología, el portafolio de productos, las marcas, el recurso humano o financiero, entre otros. Cuando la empresa se mira a sí misma, será relativamente sencillo entender cuáles son sus principales fortalezas y debilidades.

Profundidad del análisis de la situación

El análisis de cada variable debe ser profundo. En el caso de las variables externas, una primera parte del análisis estará relacionado con los datos y hechos de cada variable. Es decir, si estamos analizando la variable “entorno económico” del país, no vale saltar directamente a las conclusiones y reflejar que éste es favorable para las inversiones o no.

Es sumamente importante entender datos sobre la inflación, el PBI, las reservas, la tasa de pobreza, el ingreso promedio per cápita o la evolución del gasto real, etc., para recién, entonces, concluir que el entorno económico es favorable para las inversiones o que determinadas zonas del país ofrecen mayores o menores oportunidades para la organización.

Este tipo de análisis profundo se debe hacer con las variables externas e internas. Solo así será posible formular conclusiones del análisis externo, que además serán oportunidades o amenazas sobre las que la empresa no tiene control alguno. Y del análisis interno se sacarán conclusiones que claramente serán fortalezas o debilidades de la organización, sobre las que sí hay control.

Debemos recordar que en el análisis de la situación no se tratan acciones a tomar o caminos a seguir. El qué hacer se define posteriormente en el proceso de planificación.

El FODA más allá de una tormenta de ideas

El FODA, lejos de ser producto de una “tormenta de ideas”, es el resultado de un análisis profundo. ¿Se imaginan al Almirante Grau haciendo una tormenta de ideas con sus oficiales para definir la estrategia a seguir? El análisis de la situación debe estar basado en hechos y en datos. Las conclusiones que se llevarán al FODA resultan de dicho análisis.

El FODA de la competencia merece un trato especial, sobre el que profundizaremos en un siguiente artículo, debido a que es clave conocerla y entenderla llegado el momento de planificar.

Los invito a pensar, comentar y opinar sobre:

  • ¿Cuándo fue la última vez que se hizo un análisis de la situación en tu empresa?
  • ¿Se analizó la situación o se hizo una tormenta de ideas?
  • ¿Entiende tu empresa cuáles son las grandes oportunidades y amenazas así como sus debilidades y fortalezas?
  • Entre las fortalezas de tu empresa, ¿existe alguna que la diferencie del resto?

 

Dejar un comentario

Comentarios

  • Gustavo Leuridan
    18/05/2015

    Efectivamente, la importancia del análisis previo a la construcción del FODA, es fundamental, por eso el Slow Down que se utiliza en algunos países europeos ayuda a tener la seguridad del éxito de lo que emprendemos. Prefiero tomar mas tiempo pero asegurar la mejor decisión

    Responder

Dejar un comentario