http://stratgia.com/blog/el-arte-de-formular-estrategias





El arte de formular estrategias

Publicado el 26 de Julio del 2016 por Manuel Ramos, Ph. D., Director General de StraTgia


El término estrategia normalmente está relacionado con lo que hace la compañía para lograr algo. Tiene que ver con la formulación de lo que se tiene que hacer, implementar o construir para conseguir unas metas. Esta definición de estrategia se basa normalmente en una situación actual, en movimiento, definida por una serie de variables internas y otras externas. El problema es que esto lo hacen la mayor parte de las compañías que siguen un proceso de planificación. Entonces falta algo, lo más importante: estrategia, realmente, es lo que hace la empresa para diferenciarse del resto.

 

Cleopatra no era la mujer más guapa ni la más sensual pero supo qué hacer para poner al Imperio Romano a sus pies.

Cleopatra debía acercarse a Julio César en Alejandría. En el año 48 a.C. lo logró  de una manera “diferente”. Llegó en una barcaza conducida por un hombre de su confianza. Con su ayuda se envolvió en una alfombra y este “regalo” fue entregado a Julio César, pronto vio que el verdadero obsequio estaba en el interior de la alfombra. Cleopatra, en poco tiempo, envolvió al hombre más poderoso del mundo en sus encantos y logró lo que quiso, ser reina, unir y proteger Egipto. Supo dirigir a todo un emperador romano con dos cosas, sus oídos y la confianza y seguridad que daba una mirada que llegaba a lo más profundo de Julio César. El tiempo que pasaban juntos los unían cada vez más y sus intereses los tomó como suyos el propio emperador.

 

Bruto, Casio y Casca, tres personajes cercanos y queridos por el emperador, lo asesinaron. Fue por la espalda, de la manera más cruel. Cleopatra debía volver a empezar y vio en Marco Antonio al sucesor natural de Julio César. Este reclamó su presencia, en principio para llamarle la atención por no haberle apoyado como esperaba en la batalla de Filipos. Ese encuentro debía ser el de un señor que le pedía cuentas a una vasalla. Cleopatra lo quiso ver de otra manera. Llegó en un barco con la proa de oro y los remos de plata. Su ropa realzaba su belleza y su séquito la hacía ver no como reina, sino como una diosa. Esto es algo que logró proyectar a Marco Antonio y éste, no solo no la reprendió, sino que después de cuatro días con sus noches de negociaciones, convirtió a la reina de Egipto en el amor de su vida. Lo cierto es que ella también se enamoró y esto hizo todo mucho más fácil. Juntos tuvieron tres hijos. Antes, había tenido otro hijo con Julio César.

 

Cleopatra, de una forma “diferente” y bien pensada, logró lo que quería. Primero ser la reina de Egipto. Además, durante muchos años, consiguió que su país fuese reconocido y protegido por Roma. Su final fue dramático pero, hasta entonces Egipto fue lo más sobresaliente del mundo conocido.

 

Estrategia

Estrategia tiene que ver con lo que hace la organización para lograr sus objetivos en una situación variable en la que controla algunas cosas y otras no. Pero estrategia, sobre todo, es la forma de diferenciarse de una compañía frente a la competencia. Lo demás, también incluido en su significado, es menos relevante. El motivo por el que es menos importante es que todas las organizaciones que planifican hacen lo mismo.

 

La mayoría de las empresas “captan y retienen al mejor talento”, “desarrollan nuevos mercados”, “optimizan costos”, “generan sinergias entre las diversas operaciones”,  “se enfocan en el cliente”, “amplían la distribución”, y un largo etc. Todo esto es correcto pero no es suficiente. De esta manera nadie le da la excusa al cliente para pagar más. Además, no es suficiente, porque si todos hacen lo mismo, todos son predecibles.

 

Estrategia debe ser sinónimo de diferenciación. Si bien es correcto que hayan tres o cuatro de esas estrategias que todos implementan, debe haber, por lo menos, una que diferencie a la compañía del resto. Dicha estrategia se genera a partir de la ventaja competitiva sostenible en el tiempo. Si ésta existe, se diseña una estrategia que la explote y si no existe, se diseña una estrategia que la construya. Es fundamental, que la compañía se diferencie, y si no lo hace, es crítico que se pongan los medios para que en el futuro cercano lo haga.

 

Formulación de las estrategias

Las estrategias deben apuntar a lograr los cuatro o cinco grandes objetivos de la compañía. En ese sentido, cada una debe contar con dos o tres indicadores de gestión que a su vez estén dirigidos a lograr los objetivos de la empresa que se señalaron anteriormente.

 

Las estrategias se deben formular de forma clara. Deben iniciar con un verbo que indique una acción como “construir”, “consolidar”, “desarrollar”, etc. Además, a cada una se le debe asignar un responsable. La persona señalada tendrá la responsabilidad de implementar la estrategia y de cumplir con los dos o tres indicadores de gestión asignados a su persona. De esta manera estará aportando al logro de los objetivos de la compañía.

 

A continuación, cada estrategia debe aterrizarse. Para cada una se debe definir un set de cuatro o cinco sub-estrategias. La forma para desarrollarlas es idéntica a la de las estrategias. Cada una contiene indicadores de gestión que en vez de apuntar a lograr los objetivos de la compañía apuntan a lograr los indicadores de gestión de la estrategia a la que está asignada. De la misma manera, contienen un verbo y también se señala un responsable que, normalmente, forma parte del equipo de la persona encargada de la implementación de la estrategia original.

 

Dejo entonces algunas preguntas abiertas para aquellos que se animen a detenerse un momento a pensar en ellas. ¿Conoces las cuatro o cinco grandes estrategias de su empresa? ¿Las estrategias de tu empresa tienen indicadores de gestión claros que apuntan al logro de los grandes objetivos de la empresa? ¿Hay un responsable claro de la implementación de la estrategia? ¿Hay, por lo menos, una estrategia que, claramente, le diferencia del resto?

 

 

Manuel Ramos Topham, Ph.D.

Director General de StraTgia

 

_______________________

#manuelramostopham #manueladolforamostopham

COMPARTIR:

El término estrategia normalmente está relacionado con lo que hace la compañía para lograr algo. Tiene que ver con la formulación de lo que se tiene que hacer, implementar o construir para conseguir unas metas. Esta definición de estrategia se basa normalmente en una situación actual, en movimiento, definida por una serie de variables internas y otras externas. El problema es que esto lo hacen la mayor parte de las compañías que siguen un proceso de planificación. Entonces falta algo, lo más importante: estrategia, realmente, es lo que hace la empresa para diferenciarse del resto.

 

Cleopatra no era la mujer más guapa ni la más sensual pero supo qué hacer para poner al Imperio Romano a sus pies.

Cleopatra debía acercarse a Julio César en Alejandría. En el año 48 a.C. lo logró  de una manera “diferente”. Llegó en una barcaza conducida por un hombre de su confianza. Con su ayuda se envolvió en una alfombra y este “regalo” fue entregado a Julio César, pronto vio que el verdadero obsequio estaba en el interior de la alfombra. Cleopatra, en poco tiempo, envolvió al hombre más poderoso del mundo en sus encantos y logró lo que quiso, ser reina, unir y proteger Egipto. Supo dirigir a todo un emperador romano con dos cosas, sus oídos y la confianza y seguridad que daba una mirada que llegaba a lo más profundo de Julio César. El tiempo que pasaban juntos los unían cada vez más y sus intereses los tomó como suyos el propio emperador.

 

Bruto, Casio y Casca, tres personajes cercanos y queridos por el emperador, lo asesinaron. Fue por la espalda, de la manera más cruel. Cleopatra debía volver a empezar y vio en Marco Antonio al sucesor natural de Julio César. Este reclamó su presencia, en principio para llamarle la atención por no haberle apoyado como esperaba en la batalla de Filipos. Ese encuentro debía ser el de un señor que le pedía cuentas a una vasalla. Cleopatra lo quiso ver de otra manera. Llegó en un barco con la proa de oro y los remos de plata. Su ropa realzaba su belleza y su séquito la hacía ver no como reina, sino como una diosa. Esto es algo que logró proyectar a Marco Antonio y éste, no solo no la reprendió, sino que después de cuatro días con sus noches de negociaciones, convirtió a la reina de Egipto en el amor de su vida. Lo cierto es que ella también se enamoró y esto hizo todo mucho más fácil. Juntos tuvieron tres hijos. Antes, había tenido otro hijo con Julio César.

 

Cleopatra, de una forma “diferente” y bien pensada, logró lo que quería. Primero ser la reina de Egipto. Además, durante muchos años, consiguió que su país fuese reconocido y protegido por Roma. Su final fue dramático pero, hasta entonces Egipto fue lo más sobresaliente del mundo conocido.

 

Estrategia

Estrategia tiene que ver con lo que hace la organización para lograr sus objetivos en una situación variable en la que controla algunas cosas y otras no. Pero estrategia, sobre todo, es la forma de diferenciarse de una compañía frente a la competencia. Lo demás, también incluido en su significado, es menos relevante. El motivo por el que es menos importante es que todas las organizaciones que planifican hacen lo mismo.

 

La mayoría de las empresas “captan y retienen al mejor talento”, “desarrollan nuevos mercados”, “optimizan costos”, “generan sinergias entre las diversas operaciones”,  “se enfocan en el cliente”, “amplían la distribución”, y un largo etc. Todo esto es correcto pero no es suficiente. De esta manera nadie le da la excusa al cliente para pagar más. Además, no es suficiente, porque si todos hacen lo mismo, todos son predecibles.

 

Estrategia debe ser sinónimo de diferenciación. Si bien es correcto que hayan tres o cuatro de esas estrategias que todos implementan, debe haber, por lo menos, una que diferencie a la compañía del resto. Dicha estrategia se genera a partir de la ventaja competitiva sostenible en el tiempo. Si ésta existe, se diseña una estrategia que la explote y si no existe, se diseña una estrategia que la construya. Es fundamental, que la compañía se diferencie, y si no lo hace, es crítico que se pongan los medios para que en el futuro cercano lo haga.

 

Formulación de las estrategias

Las estrategias deben apuntar a lograr los cuatro o cinco grandes objetivos de la compañía. En ese sentido, cada una debe contar con dos o tres indicadores de gestión que a su vez estén dirigidos a lograr los objetivos de la empresa que se señalaron anteriormente.

 

Las estrategias se deben formular de forma clara. Deben iniciar con un verbo que indique una acción como “construir”, “consolidar”, “desarrollar”, etc. Además, a cada una se le debe asignar un responsable. La persona señalada tendrá la responsabilidad de implementar la estrategia y de cumplir con los dos o tres indicadores de gestión asignados a su persona. De esta manera estará aportando al logro de los objetivos de la compañía.

 

A continuación, cada estrategia debe aterrizarse. Para cada una se debe definir un set de cuatro o cinco sub-estrategias. La forma para desarrollarlas es idéntica a la de las estrategias. Cada una contiene indicadores de gestión que en vez de apuntar a lograr los objetivos de la compañía apuntan a lograr los indicadores de gestión de la estrategia a la que está asignada. De la misma manera, contienen un verbo y también se señala un responsable que, normalmente, forma parte del equipo de la persona encargada de la implementación de la estrategia original.

 

Dejo entonces algunas preguntas abiertas para aquellos que se animen a detenerse un momento a pensar en ellas. ¿Conoces las cuatro o cinco grandes estrategias de su empresa? ¿Las estrategias de tu empresa tienen indicadores de gestión claros que apuntan al logro de los grandes objetivos de la empresa? ¿Hay un responsable claro de la implementación de la estrategia? ¿Hay, por lo menos, una estrategia que, claramente, le diferencia del resto?

 

 

Manuel Ramos Topham, Ph.D.

Director General de StraTgia

 

_______________________

#manuelramostopham #manueladolforamostopham

Dejar un comentario

Comentarios

  • Humberto Chavesta
    12/11/2017

    Manual buenas tardes. Esta excelente el tema. !Felicitaciones! A la vez pedirte si porfavor podrias talvez hacer un diagrama del tema. Por ejemplo, primero van los objetivos, luego las estrategias, le anteceden los indicadores, etc. Gracias.

    Responder

    • Manuel Ramos – Director General de StraTgia en respuesta a Humberto Chavesta
      26/12/2017

      Hola Humberto, Me alegro muchísimo de que aprecies el artículo. Como sabes, los hago con mucho cariño y pasión. Abajo te adjunto el link de unos videos que podrían estar en línea con lo que propones. Si no es así, por favor escríbeme a Manuel.Ramos@StraTgia.com y lo conversamos. https://www.youtube.com/watch?v=UCFaXHPqynI https://www.youtube.com/watch?v=op9SogHbwNM https://www.youtube.com/watch?v=UE7DdsXizw8 Saludos y Feliz Año, Manuel Ramos

      Responder

Dejar un comentario